lunes, 20 de agosto de 2018

Mapeando el Terror. Mapa de los Centros Clandestinos de Detención del terrorismo de Estado en la Argentina entre 1974 y 1983

¿Cómo se hace un mapa que no existe?

Ésta es la pregunta que surge cuando pensamos en los Centros Clandestino de Detención (CCD) de la última dictadura militar. Siempre, primero, hay que buscar datos. ¿Existen datos (normalizados, completos, exhaustivos) oficiales de los CCD en el último período de facto? 

El Ministerio de Justicia publicó un listado de 762 CCD, listado que se basa en Ley N° 26.691 (Sitios de Memoria del Terrorismo de Estado). Este listado consta de los CCD reconocidos e identificados, asociados a denuncias y/o instancias judiciales en proceso o con sentencia.



Con este listado se pueden identificar los nombres de cada CCD, su localidad y provincia, y su dirección o localización (exacta o estimada, en algunos casos). Por lo tanto, se pueden realizar las estadísticas básicas para dimensionar dónde estaban los CCD, en qué localidades, cómo fueron su distribución en cada provincia y cuáles fueron sus dependencias.



Rápidamente, en estos tres primeros mapas, se puede observar la distribución de los CCD a nivel país. Se puede observar el papel de las policías provinciales, oficiando cada Comisaría (como se verá en el mapa satelital de ubicación exacta) de cada pueblo o ciudad como un CCD.
También, se puede apreciar cómo cada dependencia actuó en su territorio de referencia; Gendarmería en las zonas fronterizas y Prefectura en las zonas de puerto (como la Armada).



En Capital Federal cada Comisaría de la Policía Federal fue un CCD. Y, mención especial para la provincia de Tucumán por dos razones: es la tercer provincia en cantidad de CCD (teniendo menos población que La Matanza, por ejemplo) y es la provincia donde la mitad de sus CCD fueron Escuelas...



Como dijimos, si hubo algo federal en este país, fue el terror. La mitad de los CCD fueron Comisarías de las respectivas policías provinciales. Luego (13%) dependencias del Ejército, Policía Federal (en Capital e interior), las unidades del Servicio Penitenciario y los Establecimientos Educativos (incluso hubo una casa que pertenecía al Arzobispado de la provincia de Buenos Aires).



Si tomamos las 7 provincias con más CCD, contenemos casi al 80% de los mismos. En cada uno se puede ver la distribución de las dependencias de cada CCD. Con sus diferencias, las policías provinciales es la institución mayoritaria, con la excepción de Capital Federal (Policía Federal), Tucumán (Escuelas) y Mendoza (Establecimientos estatales: Municipalidades, Juzgados, etc).




Etnocartografía

Volvemos a la pregunta originaria. ¿Cómo hacemos un mapa que no existe?
Si bien hay antecedentes de un mapa con los CCD, no existe el mapa con la ubicación exacta de cada CCD, geolocalizados.
El listado que configuró el Ministerio de Justicia, y con el que armamos éste, sólo tiene menos de la mitad de las direcciones de cada CCD identificado. Por lo tanto, la construcción del mapa que se ve a continuación, es un largo proceso de exploración, lectura, búsqueda de datos y demás actividades similares.

Cada geolocalización de un CCD que no había sido anteriormente realizada, supuso una larga búsqueda que lleva necesariamente datos, testimonios, fotos, videos, etc; que nos acercan a la localización exacta o cercana. Por ejemplo, buscar dónde estuvo localizado un CCD en Tandil, nos lleva a descubrir un video donde los vecinos y organizaciones de DD.HH. lo señalizan por primera vez en 2010 o la exploración sobre la ubicación exacta de un puesto de Prefectura en la frontera de Misiones, nos hace triangular una foto encontrada en la web con la imagen satelital del muelle de dicho puesto, reconocido por su forma. Así se hace un mapa que no existe.

Hoy existe ese mapa. ¿Cómo se puede seguir haciendo
Lo ideal sería adosarle a cada CCD toda la información que exista de cada uno: fecha de funcionamiento, represores involucrados, cantidad de detenidos, desaparecidos, causas judiciales asociadas, condenas, etc. La idea es que este mapa sea dinámico, no deje de absorber información y sea, cada vez, más grande.

Memoria Verdad Justicia

No hay comentarios:

Publicar un comentario